miércoles, 10 de marzo de 2010

El Principio


Es un disturbio esto y que calor que hace.
Te perdes en medio de una selva humana que corre hacia sus obligaciones por debajo de la tierra, alli donde todo es cerrado y unas pocas ventanas te mantienen vivo.
Un buen espacio para pensar, pero no en tiempo.
Luego llegas , subís las escaleras, levantas la mirada y ves un rati, un diariero un su puesto, vendedores ambulantes, oficinistas, empresarios, basureros, cadetes, algún perdido corvette, miles de personas, calles, edificios y el obelisco. Entonces allí empieza tu día.
Cansado tropezas, levantas la mirada con poco descanso forzosamente, chocas tus hombros contra otras personas, lees los carteles de las calles sin necesidad, te interesa alguna publicidad, o te colgas viendo como discute la gente, te irrita la intermitente bocina de los autos, y esas calles angostas por donde pasan miles de personas te golpea la cabeza, esquivas charcos los días de lluvia, pegas el salto,y buscas la forma de acortar el camino hasta tu destino.
Pero principalmente te concentras en lo que es tu peor batalla, contra el transporte. Cruzas en rojo, pero siempre pasa una bicicleta, una moto, algún auto. Obviamente te pasaron rozando, los puteas. Pero cuando cruzas en verde ganas tiempo, eso esta bueno, además te putean ellos a vos. Empatados.
Luego de tu osadía de 10 minutos, llegaste, y en realidad es ahí cuando empieza tu día. Y volvés a la calle.
Ojala que llueva...

1 comentario:

  1. Despues de una jornada agotadora, dicen que el real descanso de uno es cuando se desenchufa. Vos sos mi adaptador de dos patitas para tomacorriente de tres. TE AMO AMOR

    ResponderEliminar