lunes, 31 de mayo de 2010

Ocho y...


Ocho pseudoseres se juntaron aquella vez como si hubiesen sido elegidos. Ocho caminos diferentes, con algunas relaciones en comun. Ocho dinamitas a punto de juntarse y explotar. Ocho disparatados rocanroles de anda a saber donde. Ocho historias desorganizadas, sin cronograma. Ocho rincones azules, ocho rencores porteños. Ocho sujetos sin nombre de alguna vez. Ocho sujetos que dejarían de ser ocho, y se volverían a juntar, si?. Ocho cortinas con caracterísiticas diferentes. Una cosa en común. Me preguntaba alguna vez si un "grupito" cabería siempre en un "grupo". O mejor volvamos, si algunos "grupitos" caberían siempre en algún grupo. Nose. Por sobre muchas cosas tenés al rock, una forma de vida, mas que un estilo de musica. Después ya sabés todos esos trapos sucios, drogas, alcohol, sexo, excesos, traiciones, infidelidades, no-códigos, enojos, rupturas. De repente un tsunami de acciones. Esos pibes no eran ocho chapas guiadas por un barco, eran mas. Sonrisas en la cornisa, desviaciones de momentos endiablados, tics paranormales, siempre que eran ocho fiebres agudas. Mira si hoy te vas a Lujan con la aguja en 0, no cargas combustible y te la jugás igual, vas a volver. Mira si seguís derecho derecho y te topas con una mano con un celular, donde te pensasque estas?. Mira si te equivocas de camino con otra aguja knockout, y de repente todo es sangre y basura. Tambien ojo, te puede mear algun dios o dinosaurio por ahí. Si solo se hubiera dicho vamos a pelearnos que esta bueno, salgamos de lo común, jugemos con fuego un poco, y de repente soltas el matafuego, sin decir nada. Hubiese sido otra cosa. Tenemos un trips de posibilidades. Por esas cosas de la sobrevida, todo se puede romper, puede el gato atrapar al ratón?. Unas veces uno demuestra lo bien que se esta con dios y con el diablo. Hoy me puedo ir tomar una birra con dios, o a anesteciarme pastillas con el diablo quizás. Como no volver si sobran motivos, como no volver a jugarsela si ya ganaste. Como no romper esas caretas, que ya están sucias. Una ola no puede bajar un rascacielos. Transformate en ruleta, jugale al 21, rojo par, columna 3 y decime que se siente ganar. Ocho brisas de ciudad. Aunque tambien podriamos mentirnos yo estoy listo, mas dispuesto, vamos.


Un Don Nadie dijo: "No prudent worst hypocrisy to say, when in reality they are cowards"

No hay comentarios:

Publicar un comentario