jueves, 26 de agosto de 2010

LLuvia en la habitacion

Creo que llegaron hasta acá tus lágrimas de consuelo.
Aunque tambien pueda ser esta fría lluvia que queme mis manos.
Me acuerdo salir del colegio, y ranchear por ahí con nuestros amigos.
Y yo prometiendote mundos nuevos, que vos ni te esperabas.

Bonita, sabés que la rima de mis canciones llegan desde tus besos.
Y el pálido farol que iluminaba nuestras risas todavía sigue alli prendido.
Que una tristeza blanca es linda tristeza, y que nuestras cartas todavía escriben nuestras tardes.
Que un corazón golpeado ya no perdona como antes, que unas tiernas risas estan a punto de salvarnos.

Todavía siguen llegando los falsos rumores de tu nuevo hombre.
Quizás el no sabe nada de vos todavía, y quizás yo ya no te vea en mi cuarto.
Solo quedan minutos que pasen solos, argumentando una fiebre de horas.
Un whisky en mi mesa, dándole un feliz disfraz a esta habitación oscura.
Y una luna que espere a la noche, que tenga ganas de bajar para contarme una historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario