martes, 28 de septiembre de 2010

Venus de Milo

Estamos perdidos.
Mira atrás de la montaña hay una estatua de Venus de Milo que rellena de afrodisíacas rosas el lugar, probablemente alguien ya estuvo acá. Y quizás haga todo mejor que nosotros, y nos saque algunos pies de ventaja.
Nosotros debemos sobrebivir, nos quedan algunas armas y estamos muy cocoliches en la selva.
Pero debemos seguir, no le hagamos caso a los boogie - boogie.
Sigamos la estatua o quedemonos a vivir allí, pero no nos paremos. La luna cae, y el cielo parece ser verde, el agua del mar le roba el color y nuestro sol, siempre nuestro lucero.
Y vos sirena oíme, ¿no me pensas ayudar? Porque este camino no lo puedo seguir solo, y todos hacemos algo, porque necesitamos sentirnos útiles si otro esta caminando, siguiendo esa Venus de Milo.
Entonces probablemente esta vida no sea para nosotros, nos veremos en la otra.
Venus.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario